El papel ha muerto, larga vida a Internet

Reportaje

Uno no tiene más que viajar en metro para darse cuenta de que la manera de consumir información ha cambiado. Como si de una muestra de la realidad se tratara, en cada vagón pueden encontrarse a personas consultando el periódico en sus móviles y tablets al lado de aquellos –en general señores de boina calada hasta las orejas- que todavía se resisten a abandonar el papel. Curiosamente, hace años, los periódicos también sufrieron un cambio revolucionario ocasionado, en parte, por el metro. Los medios estadounidenses se percataron de que el formato tabloide era mucho más cómodo de manejar en el reducido espacio de los abarrotados vagones que el formato sábana de descomunales dimensiones con el que se trabajaba. En aquel entonces los dueños de los periódicos se encontraron con la problemática de convencer a sus lectores de que el cambio de formato no acarrearía una pérdida de calidad, pues el tabloide estaba asociado a la prensa sensacionalista.

Campeonas invisibles

Reportaje

     De los 30 minutos que un telediario designa al deporte, apenas unos cuantos –y muy de vez en cuando- irán destinados al deporte femenino. De las páginas que componen los periódicos deportivos de mayor tirada del país, encontrar entre ellas a una mujer será un ejercicio digno de “Buscando a Wally”. De las 24 horas de deporte al día que los canales temáticos de la TDT ofrecen, el espacio empleado en competiciones en los que participan mujeres será el mínimo, con la excepción de los Juegos Olímpicos o de los campeonatos de disciplinas consideradas femeninas como la gimnasia rítmica, la natación sincronizada, o el vóley playa. Un interés que aumenta de manera inversamente proporcional a la cantidad de ropa que las deportistas lleven. No hace tanto que la FIBA impuso en el nuevo reglamento la obligación de vestir con ropa ajustada que siguiera el contorno corporal. Y es que aunque las mujeres han logrado grandes avances en lo deportivo, la sexualización del deporte, los estereotipos o la invisibilidad mediática siguen estando a la orden del día.

El producto local; una apuesta segura

Reportaje
  • Cooperativas, Sociedades y distribuidores trabajan por ofrecer la mayor calidad posible

     En estos tiempos de crisis apostar por la producción local parece una opción viable para reactivar la economía aprovechando los recursos naturales, humanos y tecnológicos más cercanos. Cooperativas y Sociedades apuestan por la difusión de sus productos enfrentándose a sistemas de distribución que favorecen a las grandes multinacionales. Su objetivo es conseguir la distinción de sus productos agroalimentarios mediante la denominación de origen, la participación en concursos nacionales e internacionales o el certificado Euskal Kalitatea.  Pimiento de Gernika, alubias de Tolosa, queso Idiazabal, morcillas de Beasain; el producto autóctono vasco es reconocido mundialmente como símbolo de calidad, pero detrás de él se halla el arduo trabajo de agricultores y ganaderos.