Happy Valley, la consolidación de Catherine Cawood

Series

Happy Valley no está ambientada en pleno oeste americano, pero en muchos sentidos parece un Western. El protagonismo del pueblo, las miserias de sus habitantes ocultas tras una aparente tranquilidad y la figura del sheriff, esa persona dura y bienintencionada que busca mantener la paz frente a todo están presentes en la serie. En Happy Valley, el sheriff se llama Catherine Cawood y sola ante el peligro tiene que enfrentarse a un pueblo que de happy no tiene nada y que como la canción del opening profetiza, solo provoca deseos de huir.

LEER MÁS EN OCHOQUINCE MAGAZINE

Anuncios

River, cuando la locura es redentora

Series

Hay series que sabes, desde los primeros minutos del primer capítulo, que te van a gustar. Algo así me ocurrió en el momento en el que vi a Stellan Skarsgård y Nicola Walker sentados en los asientos delanteros de un coche mientras de fondo sonaba el “I love to love” de Tina Charles. También ayudó el saber que la responsable de River era Abi Morgan –creadora de The Hour, serie que seguiré recomendando desde la tumba– que junto a Sally Wainwright y Heidi Thomas conforma la santísima trinidad de mujeres guionistas de la ficción británica actual.

LEE EL RESTO DEL ARTÍCULO EN 815 MAGAZINE

La absurda censura de la televisión americana

Series

Decía Billy Wilder que la férrea censura de la época les sirvió para afilar su ingenio y escribir con mayor sutileza. Las palabrotas y las escenas de sexo estaban terminantemente prohibidas, por lo que los guionistas debían recurrir a todo tipo de argucias para expresar lo que querían, comomostrar a una criada encontrándose una horquilla en la almohada de su soltero jefe.

Algo parecido le ocurrió a Shonda Rimes, creadora de Anatomía de Grey, en pleno siglo XXI. Las alarmas de los encargados de ABC de mantener las puras mentes de los buenos estadounidenses empezaron a sonar cuando la palabra “vagina” salió de los labios de los protagonistas. Algo impensable, obviamente, en una serie sobre médicos. Curiosamente, no tuvieron ningún problema con la inclusión de la palabra “pene” 32 veces en un capítulo, como admitía Rimes, pero sí con esa parte de la anatomía femenina que hace llorar a los niños y santiguarse a las señoras.

LEE EL RESTO DEL ARTÍCULO EN 815 MAG

Recomendaciones seriéfilas: Fawlty Towers

Series

fawlty towers

Ni el Hotel de los Lios ni el Hostal Royal Manzanares, el establecimiento más loco de la ficción es sin duda el Hotel Fawlty. De haber existido en la época los comparadores se habría llevado 0 de 5 estrellas en todos los servicios. Sin embargo, a entretenimiento no lo gana nadie y quizás por eso en el año 2000 el Instituto de Cine Británico nombró Fawlty Towers como la mejor serie británica de todos los tiempos.