El papel ha muerto, larga vida a Internet

Reportaje

Uno no tiene más que viajar en metro para darse cuenta de que la manera de consumir información ha cambiado. Como si de una muestra de la realidad se tratara, en cada vagón pueden encontrarse a personas consultando el periódico en sus móviles y tablets al lado de aquellos –en general señores de boina calada hasta las orejas- que todavía se resisten a abandonar el papel. Curiosamente, hace años, los periódicos también sufrieron un cambio revolucionario ocasionado, en parte, por el metro. Los medios estadounidenses se percataron de que el formato tabloide era mucho más cómodo de manejar en el reducido espacio de los abarrotados vagones que el formato sábana de descomunales dimensiones con el que se trabajaba. En aquel entonces los dueños de los periódicos se encontraron con la problemática de convencer a sus lectores de que el cambio de formato no acarrearía una pérdida de calidad, pues el tabloide estaba asociado a la prensa sensacionalista.

evoluzione-straordinariaHoy en día, los mismos dueños de esos periódicos se hallan ante un nuevo conflicto: lograr que los medios digitales donde se sitúan la mayoría de sus lectores se conviertan en una fuente rentable. Como Ignacio Escolar, director de Eldiario.es, señaló en su conferencia sobre cómo montar un medio de comunicación en plena crisis, la prensa escrita se encontró con que donde antes había negocios rentables, actualmente hay unos apenas sostenibles. O al menos hasta hace poco.

En los seis meses que han transcurrido desde su creación Eldiario.es ha logrado convertirse en un medio económicamente sostenible.  Según los datos publicados en el blog de Ignacio Escolar, solo han sufrido unas pérdidas de 5.094 euros. Una nimiedad comparado con los 30 millones de euros que se perdieron en el primer año de Público, dirigido por el propio Escolar. Esta sostenibilidad se ha conseguido –en palabras del propio Escolar- gracias al apoyo de sus lectores.

Más de 3.000 personas son socias del periódico, aportando 5 euros mensuales con los que respaldan al medio, lo que los convierte en la principal fuente de financiación. “Ya no nos presionan los anunciantes, sino los lectores. Lo que conlleva que nuestra motivación para hacer las cosas bien son ellos”, afirmó Escolar.

Respecto al eterno debate sobre si el papel morirá o no, Escolar considera que es una cuestión ya superada,  puesto que todos los diarios nacionales e internacionales tienen más lectores en Internet que en papel. Efectivamente, según datos del CIS, casi el 12% de los españoles prefiere informarse a través de la prensa digital, superando en 3 puntos a los periódicos. “El papel se va a convertir pronto en un actor secundario dentro de la prensa escrita”, aseguró Escolar. 

Adivinos

La teoría de que la prensa regional será una de las pocas supervivientes es una de las más habituales cuando se discute el futuro del papel. Sin embargo, César Coca, adjunto a la dirección de El Correo, no cree que por el momento esa teoría se esté cumpliendo. “Entre los pocos diarios cerrados en España o que han tenido que reducir su ámbito de difusión, los más afectados han sido los pequeños”, declara.

César cree que puede llegar a pensarse que vaticinar el futuro no solo de la prensa escrita, sino también el de la radio y la televisión, o incluso el de los propios medios digitales es algo fácil porque nadie va a exigir responsabilidades si no se acierta. Lo cierto es que, en su opinión,  los cambios que ocurrirán de aquí a medio siglo serán tan brutales que nadie es capaz de hacer pronósticos. ¿O acaso alguien podría haber predicho hace diez años la influencia que tendría Twitter en los medios, cuando dicha red social ni siquiera existía?

Lo que sí puede asegurarse es que la prensa digital ha generado una nueva manera de comprender y utilizar el periodismo. Se ha pasado de tener un lector pasivo a uno activo, que comenta y critica las noticias. Incluso se ha cambiado la propia manera de escribir la información. “Los textos digitales son en general más breves y tienden a dar una mayor proximidad respecto a la relación entre autor y lector”, declara César.

Las nuevas narrativas

El concepto de “nuevas narrativas” hace referencia al modelo de lectura no-lineal que se lleva a cabo en los medios digitales. Ya no se puede presentar la información como un solo bloque de texto, hay que acompañarla del famoso hipertexto, que permite saltar de página en página, rompiendo con el concepto de lectura lineal tradicional; de elementos audiovisuales –fotografías o vídeos- y de infografías.  Aunque esta última técnica lleva empleándose desde 1806, con la publicación en el Times de un rudimentario plano de una casa en la que se había cometido un asesinato, en los últimos años ha visto un resurgir gracias a la prensa digital.

Infografía sobre las infografías, creada por Ivan Cash

Infografía sobre las infografías, creada por Ivan Cash

Chiqui Esteban, uno de los infografistas más relevantes del panorama actual, que fue director de narrativa digital en “lainformacion.com” y que actualmente trabaja para el Boston Globe, asegura que los medios digitales han permitido un nuevo modo de hacer gráficos, con muchas más herramientas y dimensiones de las que permitía el papel.

Tanto para él, como para Carlos Gámez, infografista de 20 Minutos, las infografías son esencialmente necesarias, ya que hay cosas que solo se pueden expresar visualmente. “Explicar las subidas y bajadas de los índices bursátiles o qué es la prima de riesgo, resultan hechos noticiosos que son mucho más reconocibles y entendibles por el lector si se publican de un modo visual”, expone Carlos.

Sin embargo, aunque los medios digitales han permitido incluir decenas de novedades en las infografías –como por ejemplo la interactividad-, lo fundamental sigue siendo lo mismo: la información. “Da igual lo espectacular que sea tu manejo de la técnica o la programación si detrás no tienes algo que contar y datos que lo sustenten”, declara Chiqui.

Ambos se muestran confiados con el futuro de la infografía. Para Carlos, esta técnica será el medio por excelencia para la publicación de contenidos visuales periodísticos, interactivos y de visualización de datos. Chiqui Esteban, por su parte, considera que las empresas han visto su potencial y que están explotándolo. “Antes era algo muy poco frecuente y ahora hay gráficos por todas partes”, afirma.

El periodista del futuro

Parece una locura pensar que todavía queden personas que quieran dedicarse a esta profesión teniendo en cuenta su alta tasa de paro –actualmente hay 27.443 periodistas sin trabajo- pero de locos está lleno el mundo. Según un informe de la APM (Asociación de Prensa de Madrid) el número de matriculados en la carrera de periodismo aumentó un 2,5% entre 2011 y 2012.

Maria Ganzabal, profesora de la UPV/EHU se muestra “optimista”, respecto al futuro profesional  de sus alumnos. “Claro que los estudiantes tienen futuro, pero no lo van a encontrar solo en las facultades. Tienen que moverse, solicitar colaboraciones, tener curiosidad y estar en todos los sitios”, declara.  Según Maria, los medios buscan periodistas que sepan hacer de todo, figura conocida también como la del “periodista polivalente”. Personas a las que se pueda mandar a cualquier lugar con pocos medios, capaces de sacar una gran información, y hábiles a la hora de distribuirla con fuentes fidedignas y fiables.

Por tanto, además de una buena predisposición para el trabajo, los estudiantes deben conocer y manejar adecuadamente las herramientas fundamentales, como Twitter, Facebook, Storify o programas para crear líneas de tiempo y gráficos con los que se trabaja en el periodismo actual. Sin embargo, Maria considera que todavía hay muchos alumnos que pese a conocer dichas herramientas,-especialmente las redes sociales- no saben utilizarlas. “Las usan de forma superficial y no conocen el verdadero potencial de muchas de ellas”, afirma.

No hay más que fijarse en el caso del reciente atentado de Boston para darse cuenta de la relevancia que las redes sociales y los medios digitales han adquirido. A los cinco minutos las primeras reacciones comenzaban a aparecer en Twitter. El Boston Globe informaba desde su cuenta con un “última hora: dos poderosas explosiones estallan sucesivamente en la línea final de la maratón de Boston.” Quince minutos después, los principales medios digitales españoles empezaron a ofrecer la noticia en las portadas de sus ediciones. 20 minutos mostraba una línea de tiempo con la última hora. Mientras tanto, el canal 24 horas de RTVE continuaba con la programación dispuesta. La gente se volcó en la red en busca de la información. En menos de media hora ya había vídeos, imágenes e incluso las primeras infografías –una realizada por Chiqui Esteban- señalando los lugares de las explosiones. Google abrió una página con el listado de los participantes y la cuenta de Twitter de la policía de Boston ganó más de 20.000 seguidores. Algunos de los telediarios españoles se hicieron eco de la noticia de manera superflua, les había pillado prácticamente en el cierre y no disponían de tiempo para ampliar la noticia. Más de una hora después de que los sucesos ocurrieran, el canal 24 horas se dispuso a informar.

A la mañana siguiente los ciudadanos podían comprar periódicos con una noticia en portada que ya conocían, de la que habían visto imágenes y vídeos en Internet y leído crónicas en la prensa digital. Y es que, como el propio Ignacio Escolar indicaba en su conferencia, puede que el papel no desaparezca, pero ya ha perdido la primera posición del periodismo escrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s